Nuestras historias

301|Historias| Una ayudita nunca sobra

Una ayudita nunca sobra

13 Marzo, 2017
Una ayudita nunca sobra

Existen personas tímidas, calladas, alegres, chistosas, otras que parecen desayunar con limón cada mañana, otras que nos hacen reír todo el día… Otras arriesgadas, con toda la energía de hacer lo que sea para aprender, avanzar, ayudar y ser siempre los mejores.

Esas personas que siempre quieren ser tenidas en cuenta, que sus ideas son brillantes, que tienen toda la actitud de dar lo mejor de sí mismas son las que indudablemente necesitamos. Las que sin pensarlo están dispuestas a todo sin importar lo que sea que haya que hacer, personas metelonas y en el buen sentido de la palabra “metidas”, con ganas de darla toda y servir en todo momento.

Ir perdidos por la ciudad, preguntar el camino indicado y justo preguntarle a la persona equivocada solo es positivo cuando la persona que si sabe escucha y nos da las indicaciones precisas: qué bus tomar, la dirección, la ruta más corta o el sentido a tomar.

Es ahí cuando “más vale un metido a tiempo” que seguir por el sentido equivocado o sin la idea que nos puede sacar de aprietos.

Una ayudita nunca sobra